Hoy os traigo un artículo con vídeo. No será la última vez, a ver si os traigo vídeos un par de veces al mes, que consume mucho tiempo. Para darle un empujoncito al canal he adquirido el trípode Hama Star 61 que podeis comprar en amazon haciendo click aquí. Considero que es uno de los mejores trípodes en relación calidad precio y, para mí, es perfecto. Puedes ver el vídeo y, si quires, sigue leyendo para conocer este fantástico trípode más en profundidad.

Unboxing

Antes de continuar con la review del artículo lo primero que os voy a enseñar va a ser cómo viene y qué nos trae este trípode. Y para ello, no hay nada mejor que unas buenas fotos:

Detalle de la caja en la que viene nuesro trípode

Incluye una bolsa de trasnsporte

Como hemos podido ver en ambas imágenes, la caja trae en su interior una bolsa y, detro de la misma, trae el trípode. La bolsa no es de una calidad excelente ni de terciopelo ni de telas buenas, es naylon del malo, pero oye, es más que suficiente para transportarlo, ¿no?

Aspectos generales

Tras sacar el trípode lo abro y compruebo las medidas: promete 153 cm y ofrece (según yo he medido a mano alzada) unos 152,5 aproximadamente. En fin, que considero que puedo dar la promesa del metro y medio por cumplida.

Detalle del trípode completamente desplegado

No tengo espacio suficiente para alejarme y sacar una foto del trípode desplegado al completo, por eso vamos a ir viéndolo por partes. Vayamos de arriba abajo.

En la parte superior podemos apreciar un nivel de burbuja que nos vendrá genial para saber si estamos poniendo nuestra cámara totalmente recta o estamos apuntando hacia arriba o hacia abajo. De esta forma podemos situar el trípode en una superficie no plana y saber que estamos posicionando nuestra cámara completamente plana. Es algo que yo no voy a usar y no voy a parar a medir si es más o menos preciso, pero está bien que un trípode tan barato lo incluya.

Detalle del nivel de burbuja superior

Además, podemos ver en la imagen el abrefácil de la base roscada. Eso nos permitirá dos cosas: primero, dejar la base roscada siempre en nuestra cámara y poder engancharla al trípode con un solo click. Segundo, poder roscar lo necesario y dejar siempre la cámara mirando hacia el mismo punto (la rosca es móvil y lleva una fija).

Como podeis ver tiene algo especial arriba del todo: es un adaptador que compré junto con el trípode para sujetar el móvil y poder grabar con mi huawei nova plus. Este adaptador cuesta un par de euros y es universal para cualquier dispositivo móvil y para cualquier trípode. Puedes comprarlo aquí. Y ya de paso, puedes comprar el móvil con el que estoy sacando todas estas fotos (huawei nova plus) aquí.

Detalle del adaptador universal para móviles anclado a nuestro trípode

La base permite, además de los tres ejes típicos, girar hasta 90 grados nuestra cámara hasta poder posicionarla en posición vertical, como podeis ver en la siguiente imagen:

Detalle de parte superior inclinada

Con el tornillo que vemos a la derecha (en la imagen anterior) podemos bloquear el eje rotatorio y roscando o desenroscando el propio mango de sujección podemos blouqear o desbloquear el eje que apunta hacia arriba o hacia abajo. El eje que hemos visto que inclina la cámara a posición vertical se bloquea o desbloquea con el tornillo que veis en la imagen, manualmente.

Continuamos bajando y llegamos al final de la columna individual, donde empiezan las tres patas. Podemos ver un freno de rosca y una manivela que nos permite subir o bajar con mucha precisión la columna de elevación individual.

Detalle de la manivela para subir y bajar la columna individual

Y si seguimos bajando un poco más, llegamos al freno que permite controlar la apertura de las 3 patas que hacen la base de nuestro trípode, tambíen de rosca.

Detalle del freno de rosca central para regular apertura de patas. Puede verse tambíen el gancho para colocar peso y estabilizar el trípode.

Se me ha olvidado mencionar que, donde tiene la manivela que os he mostrado antes, tambíen tiene otro nivel de burbuja:

Nivel de burbuja situado en la parte central del trípode. Pede verse tambíen el mango de plástico para cogerlo con la mano

Por último nos quedan las patas extensibles, cuyos bloqueadores no me han gustado del todo. Unos están muy duros y otros más blandos, y da la sensación de que han sido construidos sin mucho cuidado aunque, ojo, cumplen con su función.

Bloqueadores de patas extensibles

Pros y contras

La principal ventaja que he visto a este trípode es la calidad en relación calidad / precio. De todos los que vi por unos 20 euros fue el que más me convencio, ¿sabeis por que? Porque uno de los aspectos que más me gusta de este trípode es el color. No es color negro como esos trípodes (tan caros) que son del todo negros. No son de malos materiales, pero me parece un color algo soso. Y los que son de color gris chapa da la sensación de que son de chapa sin más. Este color beige le da un toque de calidad y el tacto que ofrece el material es increíblemente bueno, sobretodo si tenemos en cuenta lo que ha costado. Además, el cabezal tiene 3 ejes (incluyendo el que permite posicionar la cámara verticalmente), uno más que el 90 por ciento de los trípodes convencionales. Me ha gustado mucho también el abrefácil que permite extraer y poner con facilidad tu cámara de este dispositivo. En general, estoy muy contento, encuentro muchos más pros que contras.

No obstante, nada es perfecto en este mundo, y este pequeñín también tiene defectos. El primer defecto canta en cuanto llega el paquete: pesa muy poco. Esto no es malo de por sí, pero desde luego no es difícil concluir que no es para nada un trípode profesional. Si le pones una cámara con un foco muy grande sin engancharle peso en el garfio que tiene para ese fin seguramente tu cámara se meta una buena torta de cara al suelo, y no creo que ese golpe te salga barato jeje. Además, como ya he mencionado antes, los bloqueos de las patas extensibles son algo malillos. Se refleja en que unos están muy duros y otros muy blandos, aunque cumplen su función, pero da la sensación de que como te dediques a abrirlos y cerrarlos cada dos por tres terminarán con holguras indeseadas.

Conclusiones y nota final

Pues con todo lo mencionado anteriormente puedo concluir que es una buena compra. Hace su función. Queda más que claro que no es un trípode profesional (y esque si quieres ese debes multiplicar por mucho el presupuesto) pero para gente como yo es servicial como ninguno y cumple a la perfección.

Nota objetiva (sin contar el precio): 7

Nota objetiva (contando el precio): 8

Nota subjetiva: 9

NOTA MEDIA FINAL: 8

Un 8 lo considero una buena nota a este trípode porque, si bien creo que objetivamente se merece menos, debemos subirle puntos por el precio que tiene (no puedes perdir tanto con tan poco presupuesto) y, teniendo en cuenta ninguno de los defectos que he mencionado me afecta a mí de forma directa he decidido que, para mí, subjetivamente se merece un 9. Por tanto, si eres un usuario ocasional como yo que va a utilizar principalmente el trípode para sujertar el móvil, es tu trípode definitivo.

Puedes comprar el trípode aquí, el adaptador universal para smartphones aquí y el móvil con el que han sido sacadas todas esas fotos (Huawei Nova Plus) aquí.

Y a tí, ¿qué te ha parecido este trípode? Si tienes uno, ¿qué tal tu experiencia con él? Queremos saberlo, no olvides comentarlo. Nos vemos el próximo jueves. Hasta entonces, sed buenos! (si se puede).