Hace unos 6 meses cambié de trabajo. En la nueva empresa trabajan mayoritariamente con Macbook y, tras 6 meses,  firmé por fin un contrato. Con él, vino de regalo un Macbook pro de 15 pulgadas nuevecito, con i7 de 6 núcleos y 12 hilos @2,6Ghz, 16 gb de ram, touch bar y bueno, en fin, todo lo que lleva un Macbook recién estrenado en 2019. Llevo pocas semanas usando este equipo pero, como llevo ya meses pegándome 8 horas diarias con el famoso ecosistema de Apple, hoy voy a contaros qué cosas tiene que lo hacen mejor que los demás, al igual que sus puntos débiles y por qué recomendar o no su compra.

Productos de calidad

Voy a empezar hablando de mi coche. No parece que tenga mucho que ver, pero ya verás como lo pillas más adelante. El acabado que yo buscaba es: color marrón caoba por fuera y, por dentro, asientos de cuero color beige. Tiene todo el salpicadero también de cuero, pero más oscuro, y también todo el tapizado de las puertas es de cuero, combinando tonalidades oscuras con claras. Además, en la zona de la radio tiene los típicos plásticos que en otros acabados son negro piano, pero en el mío son con acabado en madera, que combina muy bien con el color marrón caoba de fuera. Tiene tecnología hasta arriba (bueno, la tecnología de hace 4 años, que ya tiene una edad): asientos eléctricos, control de crucero adaptativo, retrovisores que se oscurecen automáticamente para evitar fogonazos de luz de noche por los de atrás, faros bi-xenon direccionaels, climatizador bizona, sensores de aparcamiento, etc. Y, además, en los asientos traseros tengo una toma de 24 voltios. Es decir, un enchufe como los de casa. Y ya lo lleva el coche de fábrica, por lo que no altera los acabados. Es un motor de gasolina de 150 CV. Y ahora os digo el modelo: es un Opel Insignia.

Si sabes un poquito de coches, alomejor piensas «150 caballos no es tanto para un coche de 1600 kilos» y efectivamente. Pero (para mí) van bien. ¿A dónde quiero llegar con esto? Muy sencillo: si me dieran la opción de cambiarlo mañana por el mismo coche pero con los acabados básicos, y el motor de 250 CV, ¿lo haría? No. ¿Por qué? Porque lo que buscaba en mi coche era precisamente eso: algo de calidad en los acabados, que me hicieran disfrutar mientras conduzco. Evidentemente, por tener buenos acabados no le voy a poner un motor de solo 70 CV, por ejemplo. Pero con una potencia suficiente, el resto de dinero prefiero invertirlo en hacer del coche algo más afín a mi gusto personal: elegante, con materiales de más calidad, asientos muy (MUY) cómodos y que, al conducirlo, disfruto de absolutamente todo lo que tengo entre manos.

No obstante, esto es cuestión de gustos. Hay quien prefiere un coche con peores acabados e invertir todo el dinero posible en obtener un producto ligero y potente para correr. Por ejemplo, la generación actual del Nissan 350z es un claro ejemplo de esto, aunque mucho más caro que mi coche: bonito por fuera, buen motor, sonido espectacular, precio contenido. ¿Cómo consiguen ese precio «contenido»? Porque los acabados por dentro son cutres: plasticosos, feos, nose. Llámalo como quieras. ¿Empiezas a entender por dónde voy?

Quiero que, antes de continuar, pienses un poco y tengas claro qué es para ti la CALIDAD de un producto: ¿potendia bruta a toda costa? ¿Aunque el resto del producto cojee en algo?

Sin embargo, yo soy de los que cree que un producto de calidad no es precisamente aquel que más potencia tiene, sino el que tiene la potencia necesaria para lo que necesita el usuario y ofrece valor añadido en su construcción, en su detalle, en sus acabados, en su experiencia de usuario, etc.

No se trata de ser sibaritas, simplemente son dos caras de la misma moneda, para gustos los colores. Y repito, es muy importante que sepas en qué lado de esta moneda estás para poder entender si tu gusto u odio a la manzana está realmente justificado o, por el contrario,  es mera subjetiva.

¿Tan malo es un PC convencional?

Cambiando de lado, los fanboys de la manzana suelen decir «esque un PC me dura poco y un Mac toda la vida». A ver, compañero, ¿cuánto te gastaste en ese PC? Si te gastas 2, 3 o 4 mil euros en un Macbook, prueba también un PC de 2, 3 o 4 mil euros. Ya verás como seguro que te dura más de lo que dices. Además, en la actualidad, Windows 10 ha dado un salto enorme respecto a las versiones antiguas de la misma compañía.

Cuando hablábamos, hace 10 años, de equipos Windows cutres, plasticosos, y encima con Windows XP, les estábamos dando automáticamente la razón a nuestros amigos de la manzana. Por aquel entonces, el echo de poder tener múltiples escritorios en windows ni siquiera se intuía. ¿Y los gestos del touchpad? Espera, ¿que es un Touchpad? Porque, de toda la vida, el ratón de los portátiles era un panel táctil que movía la flechita de la pantalla, y punto.

Pero la cosa ha cambiado. Hoy Windows 10 tiene toda la funcionalidad que podría darte un Macbook. Cada uno tendrá sus defectos y virtudes, desde luego, pero creo que compiten a la par. Los portátiles de alta gama ya vienen con touchpads muchísimo mejor implementados, con gestos, con un tacto agradable y de un tamaño más considerable.

Luego está la parte de los profesionales, que solemos ser adeptos al mundo Linux. Y sí, adoro Linux. Mucha gente, que no pertenece al mundo del desarrollo, dicen «esque amigos míos programadores dicen que los macbooks son muy buenos para programar». Y sí, lo son. ¿Por qué? Porque son Unix, igual que Linux. Por tanto, para desarrollo, si tienes un PC convencional, despídete de pagar Windows y pásatae a Linux que, en la actualidad, existen distribuciones muy estables, con gran funcionalidad y con una comunidad enorme, por lo que el soporte está prácticamente garantizado. A nivel de funcionalidad, creo que una buena distribución Linux ofrece lo mismo que MacOs.

Por tanto, el avance de los sitemas operativos de la competencia (Linux, Windows) y de los fabricantes de PCs han conseguido que, hoy, no esté justificada la frase de «Windows es malo y los PCs duran poco» y que, sin embargo, tengan más razón aquellos que dicen «Apple cobra demasiado por productos que no están tan distantes de la competencia». Y, si siguen así, cada vez más.

Sin mirar precios, ¿es mejor?

En mi caso es fácil afirmar que prefiero un Macbook antes que un PC, me lo da la empresa y no tengo que pagarlo. Pero sí: creo que, como producto, es mejor. ¿Qué tiene para ser mejor? Os dejo una lista:

  • Es bonito y sí, te entiendo, no por ser bonito vas a pagar una millonada. Pero, ¿a que giras la cabeza cuando ves ese coche que te gusta o esa moto? Y sin ir a objetos, ¿te gustan los chic@s guap@s? Entonces sí, ser bonito tiene algo de importancia. No lo es todo, desde luego, pero algo es.
  • Buenos materiales. Es fácil en PC encontrar equipos que, de lejos, son bonitos y, cuando los tienes, no te gustan tanto porque los materiales no son buenos. La construcción total de aluminio de los Macbook es única, he visto muchos equipos de la competencia intentando imitar a la manzana y, aunque creo que cada vez se acercan más, todavía no lo han conseguido.
  • Un touchpad grande y que funciona bien, pero BIEN DE VERDAD. El touchpad para mí es algo importantísimo, y no de ahora que uso Mac. Siempre, en Windows, una de las primeras cosas que buscaba de cualquier equipo era si el touchpad tenía gestos y si se comportaba bien. Y la verdad, he tenido equipos que me han tenido bastante contento, como el Asus A55A que tuve hasta hace 2 años. Y, aunque sí creo que existen touchpads muy buenos en windows, creo que el de Apple sigue siendo, de lejos, el mejor.
  • La touchbar. Este elemento es el que más difícil me resulta de transmitir sus bondades. Funciona increíblemente bien y se integra prácticamente con cualquier aplicación. Creo que sí, mejora la productividad, y está tan bien implementado que casi me duele haberlo criticado, por desconocimiento, antes de probarlo.
  • Buen sonido. En serio, esto es algo que los PCs se tienen que hacer mirar. Vamos a ser sinceros: yo soy el típico friki que, por gusto, me veo muchísimas reviews de todo: portátiles, móviles, monitores… Y, en los portátiles de alta gama, veo un factor que se repite muchísimo y, si bien en otros elementos como el touchpad creo que van evolucionando, aquí se han quedado estancados: el dichoso audio. Vamos a ver. He visto reviews de PCs cuyo precio no tenía nada que envidar al de un Macbook y, sin embargo, el reviewer decía que uno de sus mayores defectos era (el de siempre) mal audio, acompañado de una (muy) mala webcam. Y no es que sea malo, pero cuando te gastas lo que te gastas en un producto que consideras excelente, pues claramente no está a la altura. Y sí, el audio del Macbook me ha enamorado. Y eso que mi otro portáti, Lenovo, tiene los altavoces firmados por JBL y posee subwoofer. Pero, aún así, me quedo de lejos con el Macbook.
  • Es premium. Esto es lo que menos me importa la verdad, pero también tenemos que reconocer la verdad. No es lo mismo llegar a un cibercafé y sacar tu nuevo macbook recién comprado… que un MSI gaming ultragordo y feo pero, eso sí, ultrapotente.
  • Podría hablar también del teclado, que me gusta muchísimo más de lo que esperaba, pero esto es opinable y, como se ha visto que da problemas, no lo voy a marcar como aspecto diferenciador.
  • Incluso la pantalla es buenísima, pero también es cierto que otros equipos con paneles IPS u OLED 4K pueden igualar e incluso mejorar la pantalla. Además, siempre me engancho a un monitor externo, así que la experiencia se puede completar según cada persona.
  • La ligereza y finura del equipo. Pero me parecen aspecos no relevantes, ya que tienen sus desventajas. La ligereza no, es bueno que pese poco. Pero hacerlo tan fino ocasiona mucho thermal throttling, y eso es lo que más odio del Mac: se calienta muchísimo.
  • Y no me puedo olvidar de la bisagra que se abre con una sola mano, algo casi imposible de encontrar en la competencia.

Quiero dejar claro que me parece mejor como PRODUCTO. Decir que un Mac es más potente que cualquier PC es mentir, porque hay PCs más potentes que Mac (sobre todo en aspecto gráfico). Pero sí son ordenadores tope de gama en hardware y, además, Mac es el único producto que es un PRODUCTO entero con calidad en todo lo que tiene. Y hago incapié porque a mucha gente le cuesta entender que la usabilidad, la calidad y los materiales de construcción afectan mucho al precio de un equipo. Por tanto sí, me atrevo a decir (y es una frase que nunca he pensado que llegaría a decir) que como producto es mejor un Macbook que un PC. Al igual que, claramente, un mercedes de doscientos mil euros es mejor que un seat de veinte mil. La diferencia está en cuánto estás dispuesto a pagar (o cuánto puedes pagar, claramente).

Entonces, ¿cuál es su defecto?

El único defecto realmente doloroso de los Macbook es, evidentemente, su precio. Y cada vez parece que están poniendo precios más prohibitivos. Yo también soy de los que se queja del precio de un Macbook, y desde luego pienso que es desorbitado.

Tengamos una cosa muy clara: un Macbook (hablo del mío, el pro de 15 pulgadas) rinde bien porque es un equipo de alta gama. Actualmente sólo está disponible con procesadores i7 e i9. Por tanto, ¿buscas tú un equipo de alta gama? Esa es la pregunta que debes hacerte. Independientemente de que sea Mac o cualquier otra marca, ¿eres de las personas que estarías dispuesto a gastarte 3, 4 o 5 mil euros en un equipo? Si la respuesta es directamente que no, entonces no es que Mac sea caro, es que tú no buscas ese tipo de producto. Ahora bien, si eres de las personas cuya herramienta básica de trabajo es un buen equipo, seguramente estés dispuesto a gastarte esas cifras en un portátil, independientemente de la marca, sistema operativo, etc.

Si eres de los que ve equipos de 3 mil euros y estaría dispuesto a comprarlos, entonces Mac ya no es caro: es lo que más o menos te ibas a gastar. La diferencia es elegir potencia bruta, dejando de lado algunos detalles que pueden parecer irrelevantes, o una potencia similar (excepto GPU generalmente) pero obteniendo un producto cien por cien de calidad. Lo que he explicado antes: un producto COMPLETO.

Ahora bien, esto no quita que su precio siga siendo prohibitivo pero, pensemos una cosa: el touchbar de Mac es, literalmente, único. No existe ningún otro equipo que lo haga igual de bien. Pueden imitarlo, pueden acercarse, pero no lo igualan. Ahora tenemos touchbar y, por inútil que pueda parecernos (a mí me lo parecía y ahora me parece súper útil) es otro elemento único en estos equipos. Tenemos un sonido que no encontramos en otros de la competencia, un producto bonito y con una construcción que también es única, por muchos imitadores que le salgan. Por tanto, Macbook tiene algunos elementos que no tienen competencia. Y cuando un producto no tiene competencia, puede poner los precios que le de la gana, nos guste o no.

CONCLUSIÓN:

Me gusta mac, al igual que prefiero tener un coche de lujo que un coche normal. Los haters de apple (entre los que he estado alguna vez en mi vida) llegan incluso a tachar el equipo de malo. No es así, no es malo. El hecho de que la relación precio/potencia sea más alta que en otras marcas no lo convierte en malo.

Tampoco defiendo que no valga la pena gastar dinero en PC. Gástate el mismo dinero en un PC que en un Macbook y luego hablamos. Creo que la clave está en cómo gastar tu dinero. Si gastarte más de 1000 euros en un ordenador te parece un crimen, entonces un Macbook no es, ni de lejos, una opción a considerar. Pero, teniendo en cuenta que gente como yo, para la que el ordenador es la herramienta esencial de trabajo, estamos dispuestos a invertir sin problema 3, 4 o 5 mil euros, entonces Mac sí es una opción. Para mi trabajo de desarrollador no necesito una GPU ultrapotente. Tampoco quiero una estética gaming, al revés, prefiero la estética «maquera», junto con toda su usabilidad que ayuda en la productividad. En ese aspecto, creo que sí, Apple sigue ofreciendo bastante (o por lo menos suficiente) para considerarse mejor que otros. Aunque tambien he de reconocer que últimamente los equipos de otras marcas cada vez están mejor montados, con esetéticas cada vez más minimalistas, elegantes y alejadas de esos horrorosos y gordos gaming de siempre y, si siguen ese camino, Apple tiene que ponerse seriamente las pilas para poder seguir marcando la diferencia. Y como última conclusión, es el precio. Al mismo precio, desde luego, creo que recomendaría MAC. El problema es que  no, por desgracia, un Macbook es bastante más caro.

Mi conclusión personal es que sí, es caro. Pero yo soy de gastar ordenadores caros. Ahora lo disfruto porque es gratis. Pero después de haberlo probado me ha sorprendido gratamente y estoy más dispuesto que antes a pagarlo si tuviera que comprármelo.