Imagina esto: acaba de aterrizar un proyecto en el que el cliente necesita un rediseño de su sitio web y aplicación.

Cliente: “Nos gustaría mejorar la experiencia del usuario. Queremos que nuestros clientes se enamoren de nuestro producto, ¡tiene que ser alucinante!”

Estas son las buenas noticias: al menos este cliente conoce la experiencia del usuario (UX), se preocupa por las necesidades de sus clientes y ve el valor de invertir en una gran experiencia de usuario. Pidieron un experto con habilidades en UX para ayudar … pero ¿entienden realmente lo que significa brindar una experiencia de usuario excepcional?

UX es más que seguir una colección de reglas y heurísticas en el proceso de diseño del producto. Como su nombre lo sugiere, es subjetivo, la experiencia que experimenta una persona al usar un producto. Por lo tanto, es necesario comprender las necesidades y los objetivos de los usuarios potenciales, sus tareas y el contexto, que son únicos para cada producto.

Seguir leyendo